Hombre se corta testículos como prueba de amor

Hace poco no más que pasó el día de San Valentín. Día donde todas las pololas del mundo exigen alguna "prueba" de amor, algún regalín, o cualquier estupidez para demostrar que de verdad la "amas" o "quieres" y no sé qué. Lo haces y quedan dichosas. Pero algunas exigen más. Mucho más. Tanto, que algunos hombres caen en la desesperación y les cuesta el triple encontrar algo, único, mágico, arduo, para demostrar aquel amor.

La historia que les narreré puede parecer algo freak, absurda, pero creanme, lectores fieles de Muy Irrelevante, creanme que entiendo completamente a este amigo.

Porque Károly P., un agricultor de 42 primaveras, se castró a sí mismo como una fiel y cruda prueba de amor, para demostrar de qué cosas era capaz de hacer por el corazón de su amada.

"Todo se está apagando, este amor es ceniza separada por el viento...
pero espera! Sí, eso haré!!... soy un genio, la cagó!"


Pero por alguna razón nuestro amigo en un principio quiso ocultar su valeroso acto. Pues al llegar al hospital de la localidad de Subótica, Serbia, con sus manos entre las piernas, dijo que sus bolitas habían sido extirpadas por ladrones.

Cirujanos y urólogos del centro de salud notaron que había cortes perfectos y que claramente habría sido obra y gracia de alguien conocedor de la materia. Se pensó en un principio incluso que se trataba de terroristas o algo así.

- "Mira weón, que hayamos botado las torres gemelas, no significa que nos guste TODO en par, ¿cierto Ahmed?"
- "Y dime, joven reportero, estos testículos que hablas eran grandes??"


Lo cierto es que las indagaciones de la policía lograron descubrir de que Károly, como agricultor que era, estaba acostumbrado a castrar animalitos en la granja. Con aquella pista, fueron de inmediato a entrevistarlo, y sólo en ese momento soltó la firme.

Contó que con una hoja de afeitar corto su escroto y sacó sus bolitas de ahí, para probarle al amor de su vida que estaba dispuesto a hacer cosas de esa onda por su amorsh.

¿Y qué pasó con la mina del señor? No lo sabemos. Probablemente lo encontró un "salvaje" y lo dejó. O sea, nuestro amigo además de haber quedado sin "compañeros", se quedó solo. Mujeres. Quién las entiende. No saben valorar los esfuerzos de uno, macho sacrificado y sensible. Se conforman con un Sahne-Nuss todo cagón, y cuando haces algo más bakán y único, arrancan.

Por eso, mi moraleja de hoy, amigos míos: nunca pierdan la cabeza por una mujer... ni la cabeza, ni las manos, ni sus testiculitos lleno de futuros hijos de uno. Nada. absolutamente NADA!

Fuente: La Cuarta

1 comentarios:

maravillosa la cantidad de noticias hueonas que hay en el mundo... sobre todo por la cantidad de pastelazos que las protagonizan...

Y enhorabuena por los que las coleccionan, jajaja

cuidate y te sigo leyendo ;)

Blogalaxia Blog nombrado Blog del Día el 20/04/09