Mujer despierta en la morgue

Me dan risa esas gentes que le tienen miedo a los fantasmas. Es como tan obvio que no existen. Me acuerdo una vez que tuvimos que hacer un programa para el ramo de Radio en la U, y había que hacerlo obligatoriamente sobre historias en el cementerio. Entonces fuimos yo y mis compañeritos de periodismo a buscar historias, y lo cierto es que los cuidadores, con años trabajando ahí, jamas nunca habían tenido alguna experiencia paranormal.

Entonces, suena ilógico, por ejemplo, que en esos tours que hacen los matinales o mekanos y yingos hacia el cementerio de noche todos casi que lloren del miedo y el pavor, ya que ven cosas extrañas o sienten ruidos, etc. Y lo peor es que uno podría decir "naah, están actuando!!" pero como los personajes que van son incapaces de actuar bien, entonces sí les compro que les da miedito. Pero por una cosa matemática no más, que vayan una noche y ya vean cuestiones raras y otros viejos en 20 años na' que na', indica claramente que se están pasando puros rollos.

Por eso con esta historia me da risa el solo hecho de imaginar no más las caras de los sepultureros que iban a enterrar el supuesto cadáver de una ancianita polaca de 84 años. Y digo supuesto porque la señora, mientras la preparaban para ser enterrada, despertó a lo más zombie de ultra tumba, dejando, seguramente, con los pantalones mojados a los señores que vieron el espectáculo.

"ya, ahora!! pasémosla por muerta!!"

Todo esto ocurrió en el pueblo de Zwolen. El esposo de la viejita llamó a una ambulancia desesperado cuando vio que su mujersh se desmayó. El médico no tardó en darla por muerta.

Pero los tipos que iban a prepararla para que la echaran a un cajón, vieron que la señora se movía, entonces llamaron de vuelta al médico, y éste hizo un nuevo diagnóstico, diciendo que estaba "enferma, pero viva".
La versión polaca de ER no tuvo el éxito que se esperaba

La señora resucitada igual está grave y permanece internada en el hospital del pueblo, pa' los que se mueren de ganas de ir a verla y preguntarle si vio un túnel y una luz cuando moría y todas esas tonteras.

Yo mientras seguiré pensando que historias como ésta son las que crean mitos ridículos y hacen creer a los mortales en cosas paranormales, que en realidad ni existen. Y me doy la libertad de darles un humilde y sabio consejo, a uds lectores que duermen aún con esas luces que se enchufan de noche: teman, teman todo lo que quieran... pero témanle a los vivos. Gracias.

Fuente: upi.com

6 comentarios:

jajajajajajajaa!!!

notable lo de ER

saludos

juajuajauj que idiotez!!!!
me sigo riendo....

oye....cómo va a ser tan obvio que no existan????
yo si creo en la vagancia de los espirítus... y en los marcianos y en las dimensiones de la realidad... nuestros sentidos muy limitados y usamos muy poca porcion de nuestro cerebro como para percibir la realidad en su maxima expresion....
en mi dpto me apagan la luz sin que salten los fusibles...

y no solo la luz..hemos estado horas sin corriente

Qué chanta el doctor!!! pura negligencia xD
"No andaba muerta, andaba de parranda"(8)
Yo no creo en los fantasmas, pero en cierta energía que queda cuando las personas mueren, en fin.
Saludos!!!

@francisca: lo que me hace sentido es como lo que muestran en la película La Fuente de la Vida (The Fountain). Si es que no la has visto, te la recomiendo a ojos cerrados!
@mathilde: es que yo tengo un problema, soy como Mulder de los X Files... "i want to believe", pero no hay caso, jaja. y mentiría si digo que me ha pasado algo raro alguna vez. sí muy cierto es que somos bien limitados, y la verdad que no debemos conocer ni la octava parte de tooodooos los misterios universales de la vida, pero fantasmas... mmmmmhhh

Pobre viejita...

Hace un tiempo atrás, estaba tirado en el living escuchando música. De pronto, siento un leve sonido que provenía de mi dormitorio. Bajé el volumen de la radio, puse atención, y nuevamente sentí el "ruidito". Entonces, me armé de valor... y caminé sigilosamente hacia el lugar del hecho. Pensé que era un ladrón, o el fantasma de mi ex-novia. Pero, no. Al ingresar en mi habitación, unos ojos luminosos me miraban; pensé lo peor. Al encender la luz, el maldito gato de mi vecina arrancó por la ventana. Gato de mier...

Y, lo peor, es que no le pude tirar nada. Porque, de hacerlo, lo tiraba por la ventana. En fin. La relación con el gato de mi vecina no es de las mejores. Si no fuera por la dueña... jajajaja.

Saludos, amigo Fau. Notable noticia. Güenos médicos esos.

Blogalaxia Blog nombrado Blog del Día el 20/04/09